Centenario de Vicente Ramos

El historiador, poeta, hernandiano y erudito VICENTE RAMOS PÉREZ, nació en Guardamar el 7 de septiembre de 1919. El presente portal lo dirige Ramón Fernández Palmera, correo: ramon.palmeral@gmail.com, con motivo de su centenario. Seminario del 20 al 24 de marzo de 2019 Sede Universitaria Alicante.

sábado, 30 de marzo de 2019

Presentación del libro: " Exégesis de las Elegías de Duino de Rilke", día 1 de abril Real Liceo Casino de Alicante

 










 Presentación del libro "Exégesis de las Elegías de Duino de Rilke" dia 1 de abril, 19.30 h. en la Biblioteca del Real Liceo Casino Alicante, del escritor y ensayista Ramón Fernández Palmeral.El libro será presentado por la lectura de Consuelo Giner Tormo,
 de un texto de Coinsuelo Jiménez de Cisneros.

Paseo de la Esplanada España, 16,
 03001 Alicante





martes, 26 de marzo de 2019

Ramón Palmeral Socio de Honor como escritor de Espejo de Alicante, y cuatro más

  (De izquierda a derecha). La soprano Jovita Gómez Couto, la ceramista Vicenta Pla, el escritor Ramón Palmeral, el pintor José María de la Cueva y la pintora Elvira Clemot. Nuevos socios de honor.

                                                                Salón de actos de Vissium

 25 de marzo de 2019

SOCIOS DE HONOR 2018
D. Ramón Palmeral, como escritor;
Dª Vicenta Pla, como escultora;
Dª Jovita Gómez Couto, en música,
Dª Elvira Clemot, como pintora.
D. José María de la Cueva, como pintor

Video del acto:

lunes, 25 de marzo de 2019

La Senda del Poeta Miguel Hernández llega a Alicante el 31 de marzo 2019. Leer el artículo de Ramón Fernández Palmeral en la HOJA DEL LUNES de Alicante






 Leer artículo de Ramón Fernández Palmeral en HOJA DEL LUNES de Alicante:

http://www.hojadellunes.com/index.php/noticias/816-la-senda-del-poeta-llegara-a-alicante-el-domingo-31

Vicente Ramos Moya firma en el libro de honor de la casa-museo de Azorín. 24-03-2019


Firma en el libro de visitas de la Casa-Azorín de Monóvar de Vicente Ramos Moya y de sus esposa Lourdes

Mesa de la sala Miguel Hernández. Semianrio sobre Vicente Ramos


  Día 21 de marzo 2019, Seminario Homenaje a Vicente Ramos en su Centenario

En la mesa. Ramón Palmeral, Consuelo Jiménez de Cisneros y Coinsuelo Giner Tormo.

El dibujo de Ramos en la pantalla es de Palmeral

Fotografias del seminario sobre Vicente Ramos en Monóvar. 24 de marzo. Fotos de Paco Burló

                                            Casa Museo Azorín en calle Salamanca 6, de Monóvar (Alicante)

                                                               Consuelo Jiménez  de Cisneros


                                              Vitrina con algunso lob eso sobra Vicente Ramos






Comida en el Casino de Monóvar, del grupo de seminaristas de Vicente Ramos




domingo, 24 de marzo de 2019

Ponencia: «Rilke en las Elegías de Guadalest de Vicente Ramos», por Ramón Fernández Palmeral

                                               (Ramón Palmeral, 21 de marzo de 2019)





«Rilke en las Elegías de Guadalest de Vicente Ramos»

Por Ramón Fernández Palmeral


   Preámbulo

 

    Mi especial agradecimiento al público por asiste, a Consuelo Jiménez de Cisneros que me invitó a participar en estas jornadas para recordar al más importante intelectual alicantino del siglo XX, D. Vicente Ramos en el I Centenario de su nacimiento, y a Otilia Macía, directora del Centro de Estudios e Investigación Vicente Ramos de la Biblioteca Municipal de Guardamar del Segura, y a la familia de Vicente Ramos por estar presente en todos las ponencias.
   He de comenzar diciendo que conocí personalmente a don Vicente sobre el año 2005, cuando yo dirigía la revista Perito (Literario Artístico) (de 2005 a 2008) a través del inolvidable Gaspar Peral Baeza, quien me dio su teléfono, recuerdo que  le pedí una colaboración que publiqué  en el número 11, marzo 2007, dedicado a Azorín, titulado “Sobre una desconocida comedia de Azorín y texto de su prólogo” (págs. 1-4). Más tarde, como él quiso hacerse suscriptor, le hice socio de honor de la revista, y empecé a enviárselas a su casa de Sol Naciente en la Albufereta, gratis, y con el que mantuve largas conversaciones telefónicas sobre Miguel Hernández y Ramón Sijé. Nos saludamos varias veces, una en al Aula de la CAM donde me presentó a Olympia Miró, la nieta de Gabriel Miró el 3 de febrero de 2010. Y en otra ocasión en la inauguración de la Asociación de Artistas Alicantinos en avda. Maisonnave con un monográfico sobre Fernando Soria en mayo de 2006.  
   En estos mis años de “beatus jubilo” me he dedicado al estudio de los escritores y poetas alicantinos, empecé con Miguel Hernández y Ramón Sijé, que me llevaron a Gabriel Miró, y éste a Azorín, y por añadidura a  Carlos Fenoll y Manuel Molina, cuyo centenario fue en 2017. En 2018 y previendo el centenario de Vicente Ramos busqué en librerías de viejo un ejemplar de las Elegías de Guadalest y por fortuna las encontré y compré uno, y cuando empecé a leerlo me encontré con una pared de surrealismo, igual que las Elegías de Duino. Entendí el 75 %. Así que tenía ante mi a dos rikeanos: Vicente Ramos y al propio Rilke. No me enteraba de nada, y me dije a mí  mismo «en qué lío me he metido» ¿y ahora cómo salgo de ésta? La receta de salida consiste en tranquilizarse y estudiar que todo se aprende y se soluciona, que las cosas no se pueden abandonar a la primera.
    Observé que en estos poemas sobre la vida y la muerte, estaba la influencia del estilo espiritual de Rilke, ahora me tocaba demostrar mis hipótesis siempre arriesgada, pare ello llamé por teléfono a Otilia Maciá, directora del Centro de Estudios e Investigación Vicente Ramos de la Biblioteca Municipal de Guardamar del Segura, para que me buscara los libros que pudiera haber en la archivo de Ramos. Tenía la corazonada de que yo iba por buen camino.
     Otilia me envió los títulos de Rilke y sobre Rilke, y no había ni uno ni dos libros sino diecisiete títulos, entre ellos destaqué por su interés el titulado Rilke, de Angelloz J.F. Ediciones Sur, Buenos Aires de 1955, traducida al español. Además hablamos sobre el libro preferido de Ramos, que es Destino de tu ausencia, 1957, y me envió el libro en pdf. Poemario que está dedicado a la memoria de su madre (Rosario Pérez Aldeguer fallecida en 1922, cuando Vicente tenía dos años). Cuando leí el primer verso del poema «I» de Destino de tu ausencia (sin títulos), observé la coincidencia estética con el primer verso de las «Elegías de Duino», sobre la invocación de un ángel celestial, que Rilke lo repite 14 veces y Ramos 5 veces en las Elegías de Guadalest.
      La coincidencia del parecido de los títulos  de ambas Elegías no era casual, Rilke las comenzó a escribir en el castillo de Duino (Trieste, Italia) situado sobre un acantilado, bajo un estado depresivo,  en enero 1912, y Ramos la escribió en el retiro espiritual de su refugio llamado «Alone» en Benimantell, próximo al castillo de Guadalest, conmocionado por un «desasosiego interior», como escribe Beresaluze.  En ambas Elegías tenemos una matriz determinante: un castillo, el de Duino y el de Guadalest
     Otilia me dijo que Vicente Ramos, sobre los años 1955 ó 56, había sufrido una especie de catarsis emocional cuando estuve presente en el traslado de los huesos cadavéricos de su madre y de su hermana Rosario, también fallecida cuando  ésta tenía siete años de edad.
     Así que con estos datos empecé a trabajar en un libro homenaje que he titulado Hermenéutica de la “Elegías de Guadalest” de Vicente Ramos, y Rilke, edición no venal, ilustrado, limitada para los ponentes de este Seminario, con autorización de sus herederos. Mis relativas dudas de las influencias de Rilke en Ramos me las despejó Consuelo Jiménez de Cisneros, cuando me dijo que ella tenía un poemario titulado Con las manos alzadas, prologado por Vicente Ramos, 1977, que comienza: «El principio rilkeano [relativo a Rilke] de que poesía es experiencia se basa tanto en el hecho determinante…».  Además en un intercambio de correos electrónicos con Vicente José, hijo de Ramos, me confirmó que efectivamente su padre leía y comentaba a Rilke.





      Claves de las Elegía de Guadalest

     Para ahondar en la búsqueda personal de Ramos, me he  leído las dos biografías existente sobre Vicente: Semblanza de Vicente Ramos de Martín Sanz, de 2003  y Vicente Ramos: Alicante  de Luis Beresaluze de 2004, donde encontré la confirmación de lo que me había contado Otilia sobre la exhumación de los restos mortales de su madre y hermana desde el cementerio viejo al nuevo, y tras sufrir un tremendo impacto emocional se refugia en su casa de campo llamada «Alone» (1) en el término municipal de Benimantell  donde  escribe casi de seguido dos poemarios: Destino de tu ausencia, y las Elegías de Guadalest, donde adivinamos sentimientos y emociones sobre su madre y hermana, sobre la muerte, lo eterno, Dios y  los ángeles de honda cosmovisión poética.
     Vicente se retiró monacalmente a su casa de verano, algunas veces decía: «Me voy a Aitana»,  un lugar mágico donde los versos brotan como «un frío de luz» como escribiera Gabriel Miró en Años y leguas «La llegada». Porque cuando uno tiene dentro un sentimiento que explosiona: «Constantemente el poeta testifica su goce vital como su dolor y sufrimiento», como escribiera Juan Antonio Suárez (2001:40).
      Las Elegías son 18 con 512 versos, en estilo libre, surrealista con estrofas de unos, dos, tres, cuatro ya hasta cinco versos, el tema principal es la reflexión de la vida y la muerte, como el recuerdo de su madre y su hermana ambas fallecidas.
      Se adentra  Ramos en temas filosóficos, teológico y metafísicos, por ello en este tipo de poemas, lo que queda tras su lectura es la esencia y el espíritu de los leído, que de haber sido Ramos un poeta alemán o centroeuropeo estaría al nivel de Rilke o de los más grandes como Stefan George, Valéry, Cavafi, Elúard, Yeats…



    Vicente Ramos en Benimantell y Gabriel Miró

     Los lugares esenciales de la Elegías de Guadalest, son su casa  «Alone» con vista al viejo castillo de Guadalest, y la tranquilidad espiritual.  Aquí, en la Font del Molí pasó Gabriel Miró unos meses  con su hija enferma Clemencia, cuando estaba con todo la familia en la casa del alquiler «Les Font» de  Polop de la Marina, donde pasaría los veranos de 1921 a 1927 (1928 en Benisaudet). Porque hablar de Vicente Ramos es hablar también de Gabriel Miró, y  por tales razones veraneaba en Aitana para reencontrarse espiritualmente con autor de Años y leguas, donde se cuentan las aventuras de  Sigüenza, el  personaje alter ego de Miró.
      En los años cuarenta Eduardo Irles, archivero de la biblioteca municipal de Alicante, le regaló a Ramos, La novela de mi amigo, 1908, de Miró, y de inmediato él reconoció la valía de este escritor alicantino olvidado,  y por tal motivo había que engrandecer su obra y figura. De hecho, el nombre del autor de El obispo leproso presta su nombre a la Biblioteca inaugurada el 27 de abril de 1952 por Caja de Ahorros del Sureste de España, en el interés de su presidente don Antonio Ramos Carratalá.   A fecha de la presente conferencia está cerrada por un ERE del Banco de Sabadell, que actual es el propietario de la antigua CAM.

       Una vez fueron Ramos y Manuel Molina a casa de Francisco Figueras Pacheco (historiador ciego), en el barrio de Benalúa, para pedirle una colaboración para la revista Sigüenza, y Figueras le dijo: «Siéntese usted ahora mismo en ese sillón» (2003:55), y cuando Ramos se sentó le dijo Figueras: «Aquí se sentaba siempre Gabriel Miró», y Ramos sufrió tal impacto y emoción que desde entonces se sintió ligado a él y fortalecido para escribir su biografía. Porque Figueras y Miró habían sido vecinos, amigos y alumnos de Bachillerato en el mismo Instituto. Además por aquel entonces, Ramos pudo conocer en 1952 a Olympia, la hija de Miró. (La segunda hija era Clemencia fallecería en 1953), y a los amigos Luis Guardiola Ortiz, primer biógrafo con Gabriel Miró. Biografía íntima, autopublicación de 1935, y a Enrique Puigcerver, ambos recibían correspondencia de Miró. Y además conoció en 1956 a su vecino de Benimantell el compositor Óscar Esplá (1886-1976), amigo personal de Miró en Aitana y del pintor Emilio Varela (1887-1951). Además Óscar Esplá es autor de una conferencia titulada Evocación de Gabriel Miró, pronunciada, según  la portada en el Instituto Musical “Óscar Esplá” de Alicante el 27 de mayo 1961, XXXI aniversario de la muerte de Gabriel Miró, publicada en la Caja de Ahorros de Sureste, y que está dedicada: A Vicente Ramos, con un abrazo.
      En Benimantell también tenía Ramos como vecino al catedrático de economía Germán Bernácer (1883-1965), yerno de don José Guardiola Ortiz, veraneaba  en la masía ‘Clot del Pí’, en Guadalest (cerca de donde hoy está el restaurante El Trestellador).
      No olvidemos que la tesis doctoral en Filosofía y Letras de Vicente Ramos en la Universidad de Valencia, se titulaba El mundo de Gabriel Miró, cuyo tribunal estaba integrado por Ángel Valbuena, Julián San Valero y Mariano Baquero Goyanes, leída en 1963, y que publica en enero de 1964, gracias a la editorial Gredos. ¿Y por qué os cuento esto?, porque sin la documentación sobre Gabriel Miró, Ramos no se hubiera doctorado, ni hubiera comprado la casa veraniega.
      Durante sus periodos de recogimiento interior en su casa «Alone», Ramos escribió, que sepamos, sus dos obras poéticas fundamentales: Destino de tu ausencia, dedicado A la memoria de mi madre, ganador en 1956 del Premio “Valencia” de Literatura-Poesía, publicado al años siguiente por el Instituto Alfonso el Magnánimo, Diputación de Valencia 1957, y según el colofón fue el 18 (sic) de marzo día de San José, compuesta por XIX poemas, con 108 páginas, se editaron 800 ejemplares, no venales, firmados por el autor. He podido consultar un pdf enviado por el Centro de Investigaciones Vicente Ramos. El segundo libro de Benimantell es Elegías de Guadalest, con la portada del castillo de Guadalest de un cuadro de Emilio Varela. Con este poemario fue ganador del Premio “Alicante” de Poesía de 1957, percibiéndose en la voz poética reflexiones filosóficas sobre la vida y la muerte, inspiradas en el vago recuerdo de la muerte de su madre y de su hermana, las dos llamadas Rosario, por ellos, Ramos era devoto de la Virgen del Rosario.  



       Principales obras poéticas

      Recuerdo que en el  oceánico archivo de Gaspar Peral Baeza tenía un armario en su casa de la Torre de las Águilas con las obras completas de Ramos. A mí me causó extrañeza que Ramos además de historiador, político y bibliotecario fuera también poeta. Que recuerde estaban:

-Pórtico Aural .Alicante (dedicado a Manolita su mujer), 1943
-Voz derramada, Alicante, 1946
-Cántico de la Creación y del Amor Alicante, 1950
-Elegía a Cristo, Alicante 1951
-Honda llamada, Alicante, 1952
-Destino de tu ausencia, (Dedicado a la memoria de su madre), premio de poesía Valencia 1956. Publicada por la Diputación de Valencia, 1957
-Elegías de Guadalest" Premio Alicante de Poesía 1957, Alicante 1958
-Fábulas de la mañana y el mar, IEA. 1960


    

       Rilke en Ramos.    Investigación

       Para esta ponencia es necesario situar al gran poeta checo-alemán Rainer Maria Rilke (1875-1926) en su contexto histórico, considerado uno de los poetas más importantes en alemán y de la literatura universal. Sus obras fundamentales son las Elegías de Duino y los Sonetos a Orfeo, ambas publicadas en 1923.
       Al leer en una biografía de Ramos el título  Elegías de Guadalest  me recordó  a una de mis lecturas de juventud Obras de Rainer María Rilke la traducción de José Maria Valverde en la editorial Plaza & Janes 1967,  donde se hallan las  Elegías de Duino, comenzadas en el castillo de Duino (Triste-Italia), propiedad de la princesa alemana Maria von Thurn und Taxis-Hohenlohe. Rilke era entonces un poeta de culto, un profeta de la poesía. Se hallada bajo un estado depresivo (tardó diez años en escribir diez elegías compuestas por 853 versos). Además había estado en España desde finales de 1912 a mediados de febrero de 1913  en Toledo, Córdoba, Sevilla y Ronda. He de reconocer que  no entendí, ni entonces ni ahora, las elegías de Rilke, porque están escritas en clave superrealistas o surrealismos o super realismo. Aquí se quedó el tema, en punto muerto como se suele decir, cuando apartas de tus lecturas un poemario que no entiendes.
     Ahora en el I Centenario del nacimiento de Vicente Ramos he releído de nuevo las Elegías de Duino que se asemejan en estilo de las Elegías de Guadalest con su estilo de filosofía existencialista entre lo humano y lo divino. Dice Rilke que los ángeles viven entre los vivo y entre los muertos. Intuía esta relación y para demostrarlo me interesé si existían libros de Rilke, como ya he comentado, en Centro de Estudios e Investigación  de Vicente Ramos en la Biblioteca de Guardamar del Segura, y su director Otilio Maciá me pasó un folio con diecisiete títulos de obras de Rilke y crítica sobre el poeta checo-alemán, de varias fechas, pero destaco por su interés el titulado Rilke, de Angelloz J.F., traducida al español en 1955, de 254p., con la signatura 2776-5-24-10. En el capítulo V se publican las Elegías de Duino y Los sonetos a Orfeo  (pp. 222-242). Se trata de un académico galo-alemán  José Francisco Angelloz (1893-1978) que es conocido por haber realizado la primera traducción del alemán de las Elegías de Duino al francés en 1936. Lo que evidencia que Ramos leyó y conocía las famosas y complejas Elegías…, de Rilke traducidas del francés en 1955.
     Las dos elegías hablan, fundamentalmente, del hombre y su identidad como seres perecederos pero divinos. Rilke, que estaba obsesionado con la muerte –murió con 51 años– encontró una revelación divina a través de un ser angelical en el castillo de Duino el 21 de enero de 1912 (más concretamente dando un paseo por la vereda del acantilado), y, Ramos fue a buscar la revelación o la iluminación –tras el impacto de los restos cadavéricos de su madre y hermana– a Benimatell, en el valle de Guadalest, donde existen los restos de un antiguo y misterioso castillo árabe. La semejanza del lugar de revelación: un castillo, ya era otra prueba latente.


     Estas intuiciones lingüístico-poéticas me las confirmó el hecho de que      Ramos escribió un principio rilkeano  en  el prólogo del poemario Con las manos alzadas de Consuelo Jiménez de Cisneros, de  Caja de Ahorros Provincial de Alicante, 1977, p.11, que dice literalmente:

    El principio rilkeano de que poesía es experiencia se basa tanto en el hecho determinante del contenido como en la posibilidad liberadora de la forma que conlleva. Quiere decir que la experiencia instala al poema en el tiempo concreto, a la vez que el verso se descarga de artificialidad. Vía de lo natural.

  

 Coincidencias de Elegías de Duino y las Elegías de Guadalest.

    Aunque en un estudio breve como el presente no se puede analizar todas las palabras coincidentes, veamos la palabra «El ángel» que en las Elegías de Duino  se repite 14 veces, y arcángel 1.  El ángel de las Elegías es esa criatura celestial en que aparece ya plenamente cumplida la transformación de lo visible. En una carta a Witold Hulewicz de 13-XI-1925 vez dijo Rilke: «El “ángel” de las Elegías no tiene nada que ver con el ángel del cielo cristiano (más bien con las figuras angelicales del Islam)…» ¿Y me pregunto qué diferencia existe entre un ángel de la religión mahometana  y otro cristiano, si son religiones monoteístas?  
    En las Elegías de Guadalest, la palabra ángel se repite 5 veces, pero es un ángel de la guarda, un ángel que cuida de su destino, y arcángel 1.  Como criaturas de naturaleza divina destinados a la protección de los seres humanos. En este sentido, en el cristianismo, destaca el ángel de la guarda o ángel custodio, que sería aquel que Dios tiene señalado a cada persona desde que nace para protegernos de los peligros de las malas tentaciones del diablo. Hemos de situar ambas elegías en su contexto espiritual y una situación transida –como angustia de dolor moral–, puesto que la vida siempre con aguarda con alguna traición oculta.
  
    Rilke también se hace presente  en el poemario Destino de tu ausencia, si hacemos una cata entre siguientes versos apreciamos su similitud conceptual:  «¿Acaso, si mi corazón canta, tú lo escuchas, o si se perderá mi voz en los aires de tu vuelo, tal vez silencio?», (Ramos).  «¿Quién, si yo gritara, me escucharía entre los coros angelicales?», (Rilke).

     La conclusión a la que llego, no es que Ramos copiara a Rilke, sino que se dejó influir tanto en el titulo como en lo del ángel como revelación, más el estilo surrealista, a veces son mínimas metáforas, sinestesias u otros recursos lingüísticos, pues no olvidemos que Ramos fue Licenciado en Filosofía y Letras en 1943, y doctor por Valencia en 1963 con la tesis El mundo de Gabriel Miró publicada en Gredos, 1964, de cuyo autor  había escrito anteriormente Vida y obra de Gabriel Miró, en 1955, y después Gabriel Miró en el Centenario de su nacimiento en 1979. Rilke no solo influyó en Ramos, sino que también otros poetas españoles desde las traducciones de Torrente Ballester del Réquiem y de Las Elegías del Duino (Madrid, 1946). Influencias que fueron estudiadas por Carlos Barral. Las bibliografías dan razón de copioso traducciones trasatlánticas de un señor Marcos Fingerít (El amante y otros relatos, 1941; Hermano y hermana. Novela praguesa, 1941; Los sueños u otros relatos, 1941; El libro de horas, 1942), y unas sospechosas Poesías escogidas, que incluyen una presentación del traductor franco-alemán Angelloz, 1942).



    A modo de colofón

    Como ha quedado demostrado, los poemarios: Destino de tu ausencia y Elegías de Guadalest están inspirados en estilo en las Elegías de Duino de Rilke y por extensión en El libro de horas de 1942, en la búsqueda de Dios con gran carga de componentes espirituales sobre la vida y la muerte, lo humano y lo divino, respecto a la figura del «ángel».
    A mi entender, una gran obra poética, sin reconocimiento de los críticos, que requiere un reedición en una editorial nacional de reconocido prestigio, y la difusión pertinente en los medios, para situar a Ramos en el lugar que le corresponde.
    Y por extensión se hace necesario digitalizar su obra poética, periodística y epistolario para poder ser consultada por los investigadores a través de Red.


Nota
   1).- El nombre Alones o Alonis, se le da una ciudad romana de algunos lugares, sin especificar,  de la provincia de Alicante, en especial Villajoyosa, El Campello, Santa Pola y Guardamar del Segura (aunque parece que era Villajoyosa).​ Las fuentes de época romana mencionan la ciudad: Pompolio Mena en su Chorografia (libro III) habla de Illice Alone, denominándola Claudio Ptolomeo (II, 6, 4) «Ἀλοναί» (Alonai) en griego. 






Bibliografía Consultada

–ANGELLOZ, J.F., Rilke, Editorial Sur, Bueno Aires, 1955
–BARRAL, CARLOS, «La influencia de Rilke en nuestra poesía», El País, Cultural, 29 de diciembre de 1976.
–BERESALUZE, Luis, Vicente Ramos: Alicante, ECU (Editorial Club Universitario), Alicante 2004.
–ESPLÁ, Óscar, Evocación de Gabriel Miró, Conferencia, 1961, XXXI aniversario de la muerte de Gabriel Miró. Publicaciones de la Caja de Ahorros del Sureste de España. Alicante 1961.
–FERNÁNDEZ PALMERAL, Ramón, Buscando a Gabriel Miró en Años y leguas, publicación impresa en Lulu/Amazon, marzo de 2019.
–JIMÉNEZ DE CISNEROS, Consuelo, Con las manos alzadas, Caja de Ahorros Provincial de Alicante, 1977
–GABRIEL Miró, Años y leguas, Biblioteca Nueva de Madrid, 1928.
–SANZ, Martín, Semblanza de Vicente Ramos, Fundación Vicente Ramos de Guardamar del Segura, 2003.
-SUÁREZ, José Antonio, Filosofía del anhelo, Instituto de Estudios Alicantinos, 2001
-RILKE, Rainer Maria, Obras de Rainer Maria Rilke, traducción de José Maria Valverde, Plaza & Janés, Madrid 1967.
-RAMOS, Vicente, Destino de tu ausencia, Instituto Alfonso el Magnánimo. Diputación de Valencia, 1957.
–––––Elegías de Guadalest, Delegación Provincial de Educación Nacional. Alicante, 1958





Nuevo libro sobre Miguel Hernández. Ya no está con nosotros. 1942-2022

    Libro Amazon:  de Ramón Fernández Palmeral El presente año 2022 es un año hernandiano por excelencia, puesto que se cumplen los 80 año...